Photosport

Hace 1 semana

| |

La columna itálica: No sirve de nada

Por Jorge Santana 11 septiembre 2017

“Un punto que prácticamente no nos suma, porque gracias a la sumatoria de empates en esta fecha, quedamos en la misma posición, una medianía de tabla que no nos abre el apetito para absolutamente nada”.

Nuevamente se dio una fecha inigualable en términos de beneficios para los equipos que quieren optar a algo realmente importante en este torneo. Pero igualmente los Itálicos no fueron capaces de sumar de a tres y ven como se empiezan a esfumar las opciones de alcanzar algún logro en este último torneo corto.

Era el panorama ideal, todo se estaba dando al igual que en la fecha anterior, todos empataban y se apretaba la parte media de la tabla. A todo eso le sumábamos que nos enfrentábamos con una Universidad Católica que lleva un triste récord en el sintético de La Florida (1 punto de 12 posibles bajo el mando de Mario Salas). Creemos que esta era la oportunidad clara de levantar la cabeza y volver a sumar de a tres para encaminarnos de buena manera y mentalizarnos en los objetivos más próximos, los cuales son alcanzar un cupo para un torneo internacional.

Pero ¿para qué?, es decir, realmente estamos preparados para presentarnos en torneos internacionales (¿?). Muy a modo personal creo que ya perdimos el único objetivo real de este semestre, el cual era clasificar en la Copa Chile y llegar a pelear una final. Pero como era de suponer la caída fue estrepitosa, no tuvimos tiempo de salir de un K.O. rotundo y doloroso, pero de todos modos y con los pies bien en la tierra sabíamos que esto podía pasar más temprano que tarde.

En fin, de todos modos, este partido nos enfrentaba contra un rival que venía de capa caída, una Universidad Católica cuestionada, que bajo el alero de Mario Salas solo ve esperanzas en los Halos de inspiración que dependen de Diego Buonanotte, el resto de Católica era un equipo accesible, abordable, doblegable. Pero el viejo y querido Audax Italiano nuevamente quedó con un poncho demasiado grande y no fue capaz de poner de rodillas a un equipo al cual le tenía tomada la mano, ustedes pueden pensar que este discurso suena a derrota, pues no estimados, fue un empate, un empate 2-2 que la verdad no nos sirve de nada. Un punto que prácticamente no nos suma, porque gracias a la sumatoria de empates en esta fecha, quedamos en la misma posición, una medianía de tabla que no nos abre el apetito para absolutamente nada y lo peor de todo es que en este partido, si se presentó un buen juego, un buen trato de balón, se vio actitud, ganas, velocidad y chocamos con una católica necesitada que trabó nuestras aspiraciones en mitad de cancha.

Para destacar, la entrega de Santos, Bosso, Escobar, Fernández, Faúndez, Carrasco, Cornejo y Peric (que aun para de sufrir con la defensa) y para poner el punto de alerta los “tándem” de Campos, Crovetto y Miño (que vuelve a una posición mucho más cómoda para su juego). Los 2 goles de Católica y el penal que ataja Peric, nacen de imprecisiones en sus áreas o por falta de velocidad. El ingreso de Abrigo y Leiva sumo futbol y mantuvo una mentalidad similar a la que se presentó desde el minuto 1, en cuanto a Jeraldino, no se puede hacer mayor análisis por sus 5 minutos en juego.

En resumen, 1 punto que no suma, pero una actitud bastante rescatable. Es de esperar que contra Wanderers se presenten las mismas ganas de sumar y de una vez por todas empezar a pelear por alguna meta que sea real a lo que se puede entregar.

 

FORZA AUDAX!

Noticias Relacionadas

Comentarios