Photosport

Hace 2 semanas

| |

La columna azul: Gustavo Robbenzetti

Por Gonzalo Miranda 07 agosto 2017

Muchas veces he criticado, con razón o sin ella, al 22 de la U. Hoy solo me puedo sacar el sombrero ante él.

Había expectativa. Todos queríamos una fiesta. Era un partido para celebrar. Lo fue, pero por Dios que costó. Se sabía que Deportes Temuco no vendría a pasear. El “Pije”, de la mano del gran Matador Salas es uno de los buenos y sanos equipos de regiones y con sus armas nos logró complicar.

Otras columnas dedicaré a hablar sobre el equipo y lo bien o mal que lo hizo (creo que el viernes anduvimos bajos, pero ya vamos tomando forma). La de hoy, será para aplaudir de pie a ese postergado por quien escribe, ese que varias veces pensé en jubilar, ese que la mayoría de las veces se ha encargado de cerrarme la boca.

Gustavo Rubén Lorenzetti Espinosa, un año más grande que yo y es un completo ídolo del Romántico. Varias veces lo he criticado porque siento que es intrascendente, que no marca diferencias. Hay partidos y partidos o quizá mi paladar es demasiado exquisito. Asumo que muchas veces erro, me equivoco y esta es una vez mas. El Duende se mandó un partidazo ante un rival calificado, anotó los dos goles en momentos claves, corrió y metió hasta más no poder y fue la gran figura del partido. A sus 32 años, me demostró lo equivocado que muchas veces puedo estar.

Pero Lorenzetti es uno más dentro de un exquisito plantel. Claro, se robó la película donde marcó los goles, pero es innegable que junto a Colo Colo estaremos nuevamente en la pelea del título y acá me quiero detener en un punto que necesito escribir.

Christian Vilches y Rafael Caroca, dos vinculados con Colo Colo, odiados y criticados hasta mas no poder, sobre todo en el caso del Quili. Podremos diferir en calidad y técnica, pero lo de Vilches en el último tiempo ha sido excelente. Seguro en la marca, correcto en los cruces, atento a las contras, realmente ha sido un bastión en la defensa junto a Jarita.

Y por otro lado tenemos al Rafa Caroca, que  de no ser por los dos goles de Gustavo Rubén, por lejos habría sido la figura del partido. Llámenme exagerado, pero de verdad jugó un partido como si estuviera en la U hace años, que no le pesara la camiseta ni sus orígenes en el fútbol. Reemplazó al Mati y lo hizo de manera espectacular, lo que sólo viene a reafirmar todos los pergaminos que, los que sabemos de fútbol, le conocemos.

Así las cosas, se viene San Luis en Quillota, otro examen difícil para el campeón del fútbol chileno y por todo lo que dejó la final del Clausura 2017. Quizá no sea el escenario ideal para mostrar una mejoría en el andamiaje del equipo, pero sí o sí hay que traerse los tres puntos. Me la juego por un 3-1 a favor  de la U. Ese gol del local, a ver si lo gritan de nuevo en Colo Colo, aunque ahora no les sirva jajaja.

¡Vamos la U!

Noticias Relacionadas

Comentarios