Photosport

Hace 5 meses

Por Gonzalo Miranda 02 mayo 2017

La derrota en San Carlos dolió, es cierto, pero gracias a Palestino aún estamos ahí, en la pelea que no esperábamos estar a principio de año.

Otro torneo sin ganar clásicos, otro torneo en que no podemos ganarle a nuestros archirrivales. Pero, en esta pasada ¿A quién le importa? Personalmente a mi no, porque estamos peleando otra cosa… para ser el mejor debes ser campeón, no ganar los clásicos.

La derrota ante la UC en Las Condes dolió, en especial como se nos dio el partido en los primeros 15 minutos. Un equipo que no dejó respirar al local, un equipo que estaba dejando la vida para quedarse con los tres puntos que nos metieran de lleno en la pelea por el Clausura. Sin embargo, la escases de plantel que tenemos más las lesiones nos terminaron pasando la cuenta y la Católica nos dio vuelta el partido jugando muy bien, nada que decir.

La culpa del resultado, al menos para el que escribe la tienen exclusivamente tres personas: Ángel Guillermo Hoyos, Carlos Heller y Sebastián Beccacece, sí, él mismo que tantas alegrías nos dio. Beccacece conformó un plantel sencillamente horrible, que el profe Hoyos no pudo arreglar a principio de año. Alejandro Contreras, Mario Briceño, Gaston Fernández… por mencionar algunos, todos inventos del DT avalados por Heller.

El sábado quedó demostrado que Hoyos no es un Dios. Sí, gracias a él estamos donde estamos y se lo he venido agradeciendo las últimas semanas, pero ante la UC se equivocó y la cagó en grande. Yerko Leiva podrá ser un muy buen proyecto, pero no, no está para este tipo de partidos. Alejandro Contreras entró a hacer lo suyo pero se notó que el profe no le dio ni una indicación de como se estaba dando el partido. El forado que dejaban las subidas de Jean por la izquierda, mas estar Jara jugando a mitad de máquina fue aprovechado por Católica y precisamente ahí salió el empate en un partido que teníamos controlado. Después siguió en la misma tónica.

Y para terminar de joderla, pone a Mario Briceño. No es nada personal contra él, pero seamos sinceros, el cabro no tiene el nivel para estar en la U. Corríjanme si me equivoco, pero desde que entró, nunca lo escuche… ¡Nunca! Entonces, teniendo a David Pizarro y Lucas Ontivero en la banca, no puedes, ¡tú no puedes pretender ganar un partido de esa categoría con Leiva y Briceño! De verdad que no.

Pero bueno, ya está. Perdimos una vez más con Católica sin mucha apelación y gracias a Palestino seguimos vivos. Nos resta sólo ganar los tres partidos que nos quedan (ojo que O’Higgins en Rancagua será más difícil aún) y esperar que Colo Colo vuelva a tropezar, ojalá ante Everton el fin de semana que viene, pero insisto, de todas formas debemos ser unos agradecidos por esta en esta posición cuando, sinceramente, pocos lo esperaban.

Nos vemos el viernes en nuestra casa… ¡Vamos la U!

Noticias Relacionadas

Comentarios