Photosport

Hace 2 meses

| | | |

La otra columna alba: El que no arriesga, no cruza el río

Por Fabian Campos 10 abril 2017

Estás en una disco, intercambias miradas con una mujer que te atrae, piensas en sacarla a bailar, algo te frena ¿su grupo de amigas? ¿miedo a una respuesta negativa? Si no haces nada nunca sabrás como te podría haber ido.

Esto mismo pasó el sábado en el Nacional. Colo-Colo esperó y no se atrevió a ir por el partido. Un equipo de reacción que cuando estuvo abajo en el marcador llegó a atacar hasta con siete hombres, pero que cuando lograba el empate, apenas intentó hacer dañó con tres o máximo cuatro jugadores.

¿Por qué este planteamiento? Fue notorio que cuando el Cacique quiso hacer daño, fue punzante con un inspirado Octavio Rivero. ¿Por qué la presión comenzaba en mitad de cancha y no en el primer cuarto de la salida de la U? Se vio temor y duda. Aun así, se obtuvo un empate que casi se gana sobre el final con el tiro del mismo Rivero que inexplicablemente mandó a las tribunas. Quizás era mucho premio para un Colo-Colo timorato.

Sensación amarga para los hinchas, el gol errado al final y la falta de decisión para ir a ganar el partido. El nombre más pedido fue el de Véjar, que entró muy sobre el final. Desde la formación se escogió a hombres para afirmar defensivamente al equipo, más que a jugadores con cualidades de ataque. Al parecer Pablo Guede se mal acostumbró a que los dos de arriba resuelvan los partidos.

Extraño planteamiento del profe, que venía muy bien en los clásicos. Pero transcurridas nueve fechas, ya se hace una tendencia esto del querer afirmarse atrás y entregarle toda la responsabilidad al buen momento de Paredes para los finiquitos y asistencias. Los rivales con mayor jerarquía demandan mayores variantes para hacerles daño, es momento de buscar alternativas, arriesgar más y pelear con fútbol colectivo el campeonato. Por suerte, el primer puesto está a un solo punto y quedan fechas para lucharlo.

Trabajo pendiente para el cuerpo técnico, debe recuperar el protagonismo en los partidos y tener distintas fórmulas de llegar al gol que aporten sorpresa al ataque albo.

Las notas:

Paulo Garcés (3.0): Para mí es autogol, él la mete adentró con su “control” del balón. Venía haciendo las cosas bien, con una buena tapada a Espinoza, pero un error así es imperdonable en un clásico. Todo el apoyo en lo psicológico para él, aunque eso no significa que deba seguir en el arco. Son cuatro partidos consecutivos con errores, donde en los últimos dos se pagaron con goles en contra. Suficiente para perder el puesto en un equipo grande.

Felipe Campos (5.5): No se notó mucho. Pudo anticipar varias jugadas. De todas maneras, los delanteros azules hicieron daño por su sector.

Julio Barroso (5.5): Por suerte subió bastante el nivel respecto a fechas anteriores. Estuvo más cerca de la marca. Lo ayudó el regreso de Baeza a la zaga. Mora fue un rival difícil, pero cuando hizo daño fue más bien porque el volumen ofensivo azul generó espacios, más que por mal rendimiento defensivo en los duelos.

Claudio Baeza (5.8): El mejor de la defensa. Mucha intensidad en el quite y gran despliegue. Pasó varias veces por la banda y se dio mañana para colaborar en el centro. Le faltó no echarse tan atrás, como lo hizo la línea defensiva en general.

Luis Pedro Figueroa (5.5): Aportó equilibrio en su recorrido por la banda y preocupó cuando pudo subir. Hay que señalar que el equipo no tuvo gran dominio del balón en campo rival para permitirle pasar sorpresivamente por la banda. Solo en el segundo tiempo fue atacado por Beausejour y no sufrió. Quién si hizo daño a su espada fue Leandro Benegas en la segunda etapa.

Jaime Valdés (6.2): Buen regreso, se mostró muy activo colaborando en la marca (sin recuperación, pero molestando), pidiendo el balón y asistió de gran forma a Rivero para el primer gol. Lamentablemente se cansó en la segunda mitad. Aun así, fue de las figuras en Colo-Colo y su mejor partido en el campeonato.

Esteban Pavez (5.0): Se notó su falta de fútbol porque al recuperar no estuvo fino en la entrega. Aun así, estuvo firme en el medio, aunque no logró adueñarse de ese sector lo que generó muchas complicaciones en el primer tiempo. De todas maneras, le entregó seguridad sobre todo a Valdés para subir con tranquilidad.

Gabriel Suazo (5.8): Tuvo un primer tiempo activo en cuanto a ataque, se proyectó por la banda, provocó tiros de esquina y levantó un par de centros. En ofensiva hizo más de lo que se esperaba, aunque le faltó fineza para resolver situaciones a las que no se enfrenta frecuentemente, puntualmente en tres cuartos de cancha. Durante el segundo tiempo sufrió con el ingreso de Schultz, que permitió el descuelgue de Matías Rodríguez por aquella banda. Se tuvo que dedicar a lo defensivo y fue superado entre el inicio de la segunda mitad y el segundo gol azul.

Ramón Fernández (5.0): Primer tiempo aceptable, donde pudo tomar la pelota y encarar en un par de ocasiones provocando faltas cercanas al área rival. Se fue perdiendo, tanto que terminó siendo sustituido luego de que en cancha Jaime Valdés estuviese cumpliendo su función desde los 30 minutos del primer tiempo.

Esteban Paredes (5.0): Gran pared con Rivero para el segundo del Popular. Bajó a recuperar balones e intentó conectarse con Valdés. Muy poco para el nivel que venía mostrando, es por eso la nota. De todas maneras, preocupó a la defensa y junto a Octavio le propusieron el uno contra uno a los centrales azules donde el uruguayo sacó ventajas.

Octavio Rivero (6.2): Era la gran figura de Colo-Colo hasta que en el minuto 92 echó el balón a fuera del estadio. Aún no puedo creer que se perdiera el tiro más fácil que tuvo en todo el partido. Sin embargo, sería injusto quedarse solo con ese último minuto. Fue muy inteligente buscando recargarse contra Vilches, se movió por todo el frente de ataque, tuvo un excelente desmarque y nuevamente marcó dos goles en un equipo que crea muy pocas oportunidades.

Iván Morales (5.0): Parecía que nuevamente entraría de volante por derecha, pero como el marcador apremiaba, se posicionó de puntero e hizo daño. Lamentablemente el equipo dejó de atacar una vez que empató y Morales desapareció del partido. Intentó colaborar en defensa por su orilla, pero no se vio cómodo con esas obligaciones.

Franco Provoste (5.0): Entró a la contención y el equipo no se resintió ni mejoró. Tuvo una jugada donde Gonzalo Espinoza subió a cabecear y perdió la marca. En el resto se defendió bien. Valorable que no se achicara en un clásico, en el segundo tiempo y con la gran intensidad que tenía el partido cuando entró.

Brayan Véjar (4.5): Entró, encaró y perdió. En defensa fue superado en una y ganó otra. Poco tiempo para evaluarlo y para que tuviera mayores oportunidades de hacer daño en la ofensiva.

Noticias Relacionadas

Comentarios