Photosport

Hace 1 mes

| | |

La columna alba: Con Valdés jugando así…

Por Ignacio Morgan 17 abril 2017

Mucho cambió Colo Colo entre el primer tiempo y el complemento ¿hubo cambios de posición o esquema? Para nada, pero un hombre tomó las riendas del equipo, lo llenó de fútbol y ese fue Valdés.

El campeonato en la quiebra debe ser el más emotivo de la historia de Colo Colo. El equipo que se armó para mantener la categoría consiguió el título de la mano de un grupo de cadetes y jugadores consagrados como el gran Marcelo Espina.

En medio de la incertidumbre de la época, a mediados del torneo de clausura Colo Colo mostraba que podía lograr la hazaña. No me convencí de eso hasta que un amigo me dijo “Con Espina jugando así, es imposible que no seamos campeones”. Hoy me acordé de ese diálogo, pero pensando en Valdés.

Mucho cambió Colo Colo entre el primer tiempo y el complemento ¿hubo cambios de posición o esquema? Para nada, pero un hombre tomó las riendas del equipo, lo llenó de fútbol y ese fue Valdés.

La Universidad de Concepción se arropó bien en el primer tiempo y al Cacique se le hacía prácticamente entrar en esa defensa de dos líneas de cuatro y para peor, el ataque se veía desconectado por la baja presentación (para variar) de Ramón Fernández y la desconexión que provocó la UdeC del mediocampo albo y sus delanteros.

En ese escenario apareció Valdés: encarando, lo que tanto nos cuesta y tanto nos falta. Muy exagerado sonará, pero la forma en que encaró para el primer gol de Rivero me recordó al pájaro Valdés del mundial sub 20 de 2001, que fuera del episodio de las luces rojas en ese local de dudosa reputación en el centro de Santiago, el entonces juvenil Valdés nos regaló encaradas notables tanto en la cita mundialista como en el sudamericano clasificatorio.

No solo encaró, retomó su clásico rol de armar la jugada desde atrás, ser la primera salida (supliendo a Barroso), dando el último pase (haciendo la pega de Ramón, habitual desde que llegó a Colo Colo), en otras palabras, haciendo jugar al equipo. Recemos porque la lesión sea algo puntual, porque con esta versión de Valdés jugando las últimas fechas, la estrella 32 está cada vez más cerca.

Al mismo tiempo, volvió a abrirse el arco con un brillante Octavio Rivero que sigue en estado de gracia y el inmortal Esteban Paredes que sigue marcando, avanzando en las tablas de goleadores históricos y rompiendo records, y ojo, records verdaderos, no como esos inexistentes que inventan cada semana y no tienen ningún valor (“primer jugador en la historia que marca un gol un día sábado 15 de abril con la pierna izquierda y en un segundo tiempo”).

¿Por cuánto tiempo más podremos disfrutar a Paredes y Valdés?

Colo Colo retomó el tranco de la victoria. Recuperó la punta pero sobretodo, recuperó la su propia dependencia. Quedan cinco partidos que hay ganarlos aunque sea 1-0 a los 94 minutos y con gol de espalda, solo vale sumar de tres y sumar una nueva y poder empezar a despedir a Paredes y Valdés (además de Villar) de la forma en que se lo merecen.

 

Noticias Relacionadas

Comentarios