Hace 3 años

| | | |

“La Tregua de Navidad”: Cuando el fútbol paralizó la Primera Guerra Mundial [FOTOS Y VIDEOS]

Por Alfonso Zúniga 24 diciembre 2014

El 25 de diciembre de 1914, en medio del fuerte conflicto bélico en Europa, integrantes de los ejércitos ingleses y alemanes dieron vida a un histórico partido de fútbol, que en FERPLEI recordamos al cumplirse 100 años de este acontecimiento,

Seis meses habían pasado desde que en la ciudad de Sarajevo, el Archiduque Francisco Fernando de Austria fuera asesinado, generando la Primera Guerra Mundial, entre las tropas austro-húngaras, pertenecientes al Imperio Germano, liderado por Alemania, y las tropas de Inglaterra, la que finalmente terminaría de manera definitiva en 1918.

En medio de este conflicto, un 24 de diciembre de 1914, integrantes del ejército alemán comenzaron a decorar sus trincheras con diversos adornos navideños y entonando las clásicas canciones de esta época especial, como por ejemplo “Stille Natch” (“Noche de Paz”), mientras que en la vereda del frente, los británicos comenzaron a hacer lo propio entonando villancicos en inglés.

De los cantos se pasó a los gritos cruzados entre uno y otro bando, luego a las juntas en “tierra de nadie” como se llamó a la ciudad belga de Ypres, donde se intercambiaban diversos presentes como cigarrillos y alcohol; todo esto, ante la negativa de los niveles superiores de ambos ejércitos, quienes incluso desoyeron el pedido del Papa Benedicto XV por paz.

El Señor es mi pastor, nada me falta.
Sobre pastos verdes me hace reposar,
por aguas tranquilas me conduce.
El Señor me da nueva fuerza,
me consuela, me hace perseverar.
Me lleva por el buen camino,
por el amor de su nombre.
Aunque camine por un valle oscuro
no temeré mal alguno porque Él está conmigo.

Uno de los protagonistas de este hecho, el oficial inglés Alfred Dougan Chater le escribió una carta a su madre contándole detalles de lo que vivía en el campo de batalla, y en el día de navidad le describió algo que pudo observar y que le cambió su vida para siempre.

“Creo que hoy he presenciado uno de los espectáculos más extraordinarios que nadie ha visto nunca. Hacia las 10 de la mañana, estaba asomado por encima del parapeto, cuando vi a un alemán agitando los brazos e inmediatamente a dos de ellos saliendo de su trinchera y acercándose a la nuestra.

Los soldados británicos se disponían a disparar a los alemanes, si bien vieron que estos iban desarmados. Uno de nuestros hombres fue a su encuentro y, en un par de minutos, el terreno entre las dos líneas de trincheras era un hervidero de hombres y oficiales de ambos bandos, dándose la mano y deseándose una feliz Navidad.

Intercambiamos cigarrillos y autógrafos, y algunos tomaron fotos. No sé cuánto tiempo durará… En todo caso, vamos a tener otra tregua en Año Nuevo, ¡ya que los alemanes quieren ver cómo salen las fotos!”.

Lo concreto es que el 25 de diciembre de 1914, el soldado británico Wilfred Loasby se alzó por encima de los parapetos y recorrer los 36 metros que separaban la trinchera británica de la alemana; su objetivo era el de acordar una tregua con el enemigo.

La tensión se palpaba en el frío ambiente y, desde cada una de las posiciones defensivas, todos los combatientes tenían preparados sus fusiles de cerrojo por si algo salía mal; en ese momento, conoció a un oficial alemán que le preguntó si había galos con ellos y bromeó afirmando que “diez franceses no hacen un inglés”. Después de reírse un rato de los gabachos, el germano le dio a modo de presenteseis cigarrillos y una tableta de chocolate antes de sugerir que podían jugar un partido de fútbol.

Christmas_Truce_1914_IWM_HU_35801

El teniente alemán Johannes Niemman contó en una misiva que uno de los soldados tenía bajo su brazo un balón, que los ingleses “hicieron su portería con uso sombreros extraños, mientras que nosotros hicimos lo mismo. No era sencillo jugar en un lugar congelado, pero eso o nos detuvo. Mantuvimos las reglas del juego a pesar de que el partido sólo duró una hora y no había árbitro”.

Fue el puntapié inicial de un partido que cambiaría la historia para siempre.

Durante poco más de sesenta minutos, los soldados de ambos bandos se olvidaron de sus rencillas y dieron rienda suelta a la diversión que genera un partido de fútbol. La leyenda cuenta que los germanos se fijaron en las faldas de los escoceses, y los británicos respondían con una serie de bromas.

El marcador indicaba que Alemania superaba a Inglaterra por 3 goles a 2, momento en que un oficial alemán gritó “basta”, fue él quien se dio cuenta de esta situación y ordenó a sus subordinados volver a sus trincheras para volver a combatir.

Niemann comentó que “se enteró de lo que estaba pasando y mandó suspender el partido. Un poco después regresamos a nuestras trincheras y la fraternización terminó. El partido acabó con un marcador de 3 para los Fritzes (alemanes) -2 (Tommies).“.

Este sencillo hecho motivó a que los comandantes de ejército británicos John French y Sir Horace Smith-Dorrien juraran que no volvería a ocurrir una tregua como ésta, incluso ordenaron bombardeos de artillería en la víspera de la festividad para asegurarse de que no hubiera más reblandecimientos en medio del combate. Asimismo las tropas eran rotadas por varios sectores del frente para evitar que se familiaricen demasiado con el enemigo.

Poco les resultó, la amistad entre los soldados de ambos bandos ya estaba viva y durante la Pascua de Resurrección en 1916, volvieron a enfrentarse en una cancha, esta vez en el Frente Oriental. La semilla ya estaba plantada dos años antes.

HOMENAJES A LOS HÉROES

El pasado 17 de diciembre, la UEFA realizó un acto conmemorativo de este hecho, en la localidad belga de Comines-Warneton, donde el presidente del organismo, Michel Platini dedicó palabras a quienes protagonizaron este encuentro.

“El fútbol es un lenguaje universal que abre sus corazones y nos permite conocer culturas y unir personas a través de todos los lugares y fronteras. Hace todos estos años, el fútbol construyó un puente vital en una espontánea expresión de humanidad. De esta forma, es perfectamente normal que el fútbol europeo rinda ahora un caluroso homenaje a todos aquellos que decidieron aquella noche pensar en algo positivo y jugar al deporte que amaban”, afirmó el directivo francés.

Por su parte, el Primer Ministro Británico, David Cameron, señaló al respecto que “hubo un único momento en el que los cañones se silenciaron y el fútbol unió a la gente. Cuando los ejércitos se desplegaron muchos creyeron que estarían en casa por Navidad, y ahora que se acerca el centenario de este extraño partido de fútbol es el momento adecuado para que la familia del fútbol europeo recuerde y celebre la paz que ahora tenemos”.

En tanto, el presidente de Francia, François Hollande recordó sobre este hecho que “fueron solo unas pocas horas, pero sufientes para que los jóvenes soldados franceses, ingleses, alemanes y belgas intercambiaran miradas y sonrisas y jugarán un improvisado partido de fútbol. Este deporte universal dio durante un corto espacio de tiempo la oportunidad a esos soldados para olvidar sus armas y sus uniformes. No había franceses, ingleses, alemanes y belgas en la mañana de Navidad de 1914, solo hombres”.

PAUL MCCARTNEY – “PIPES OF PEACE”

THE FARM – “ALL TOGETHER NOW”

Links: ABCUEFA

Noticias Relacionadas

Comentarios