Hace 6 años

| | | | | | | | | | |

Fútbol chileno y política: Desaires, socios vitalicios y apretones de manos

Por Diego Bastarrica 05 octubre 2011

Desde Allende a Pinochet, pasando por el fanatismo de Eduardo Frei y el mote de yeta de Michelle Bachelet. Cómo olvidar el round Piñera-Bielsa. TODA LA HISTORIA ACÁ.

Dicen las abuelas y las mamás que en la mesa no se habla ni de fútbol ni de política. Que la pérdida de la inocencia se inicia desde el momento en que le gritas un gol al que está al lado y desde que nacen las ganas de patalear por todo o de defender a brazo partido una idea. Y en el caso del fútbol chileno, parece que salvo honrosas excepciones, ha habido un mantel de mamonería generalizada, porque manifestarse políticamente es un tabú que sólo algunos han logrado romper.

En el caso del balompié criollo, varios son los ejemplos donde los peloteros se han manifestado abiertamente, tal como hoy lo hizo Ivo Basay en una radio argentina.

Vamos con algunos ejemplos que ilustrarán esta extraña relación entre fútbol y política.

De Allende a Pinochet: Colo Colo, Alemania 1974 y Carlos Caszely

Decía una antigua frase en los tiempos de la UP, que “Mientras Colo Colo gane, el Chicho está tranquilo”, haciendo alusión al fanatismo del presidente Salvador Allende y es que el socialista aunque era hincha declarado y socio de Everton de Viña del Mar, también coqueteaba con los albos, lo que se ilustra en esta foto con el mítico plantel de 1973.

Pero esa identificación del elenco popular con el gobierno duró poco, porque una vez derrocado el democrático gobierno de Allende, y con el advenimiento de la dictadura de Augusto Pinochet, también hubo una utilización de la imagen del fútbol como bálsamo para los problemas sociales de la época.

Una de las cosas extrañas fue en 1974, cuando Chile debió disputar el repechaje para el Mundial de Alemania 1974 con la Unión Soviética.

El gran Elías Figueroa recordó con Ferplei cómo fue ese duelo ante los soviéticos y en que extraño contexto se disputó en Moscú. En duelo que terminó 0-0 con gran actuación del zaguero del Inter de Porto Alegre y de Alberto Quintano.

“Fue un partido muy especial, un 26 de septiembre de 1973, después de un clima de agitación política muy alto en Chile. Ellos eran una de las selecciones más potentes de Europa y yo llegué desde Brasil a Moscú, pero con muchas dificultades, hasta última hora no se sabía si yo llegaba, y como en ese tiempo no había celulares y las comunicaciones eran muy defectuosas, avisé por radio que iba a viajar. Pedía a mis vecinos y a mi señora que si me estaban escuchando que avisaran que llegaba a la Unión Soviética”, rememora Don Elías.

Tras la negativa de los soviéticos por jugar la revancha en Santiago por la dictadura de Augusto Pinochet, un gol simbólico del fallecido Francisco “Chamaco” Valdés selló los pasajes chilenos a Berlín.

En la despedida, nuevamente la política se mezcló con el viaje de “La Roja”, ya que el general Pinochet les entregó las siguientes palabras en La Moneda: “Chile sabe los problemas que van a tener que afrontar en Europa, porque la calumnia y la mentira ha llagado a tapar la mentalidad de muchos europeos que no saben ni conocen lo que sucede hoy en Chile. Por eso estamos seguros que van a tener algunos problemas.”

Un acérrimo enemigo de la dictadura militar durante esa época fue el atacante Carlos Caszely, y en esta crónica del periodista Álvaro Peralta para Ferplei, también se cuentan los extraños sucesos que se vivieron en las eliminatorias rumbo a Argentina 1978.

“Un hecho que muestra claramente los perjuicios que sufrió Caszely durante la dictadura militar chilena por su pasado como simpatizante de la Unidad Popular fue lo que le pasó durante las eliminatorias el Mundial Argentina 1978. Para esos partidos, a pesar de los innegables pergaminos del delantero y el hecho de que por esos años militara en el Español de Barcelona, no fue citado por Caupolicán Peña –seleccionador nacional en ese momento- para los partidos contra Perú y Ecuador, los rivales de esa eliminatoria”

“La versión oficial fue que Caszely estaba lesionado. Sin embargo, ha sido el propio jugador el que ha confirmado lo que todos creen desde aquellos años: Pinochet, a través del director de la entonces Asociación Central de Fútbol -Eduardo Gordon-, vetó a Caszely de esas convocatorias; dejando incluso al delantero en una ocasión con las maletas hechas en el Aeropuerto Barajas de Madrid”.

Pero quizás lo que más les duele a los hinchas de Colo Colo, es la figura de Augusto Pinochet, dictador que se apropió de la imagen del fútbol para blanquear los abusos de su régimen. Su postura de socio honorario del club de Macul es algo que a muchos les sigue dando vuelta hasta hoy.

En 1988, Carlos Caszely nuevamente demostró su apatía con la dictadura y participó activamente en la campaña del NO para derrocar a Pinochet.

Mira desde el minuto 3:41

Mira desde el segundo 59

Leonardo Véliz habló de esos convulsionados tiempos en entrevista con Ferplei y esto recuerda de esa época.

“A mí ser de izquierda me hizo daño. Soy un desencantado de la política. De todas formas a nosotros con Caszely nos agradeció personalmente el cardenal Silva Henríquez por nuestro compromiso con los que más estaban sufriendo. Años atrás nosotros luchábamos por la vida y con todo lo que nos tocó pasar, no sé si fuimos valientes o estúpidos”.

Del fanatismo de Frei, la yeta de Bachelet y Bielsa vs Piñera

Se dice que era una cábala para Universidad de Chile de 1994 y 1995, un verdadero talismán para los universitarios que ganaron el bicampeonato. Y es que el presidente Eduardo Frei era un verdadero fanático del elenco azul tal como lo demuestran estos videos.

Caso contrario pasa con la presidenta Michelle Bachelet, ya que a su presencia en el Estadio Nacional en 2006 en la final de Colo Colo vs Pachuca, le atribuyen la derrota del elenco albo en la Copa Sudamericana.

Eso sí, la presidenta fue fundamental en la realización del Mundial femenino sub 17 y además acompañó a la “Roja” a Sudáfrica.

De hecho el saliente presidente de la ANFP, Harold Mayne-Nicholls, siempre tuvo una estrecha relación con Bachelet, tanto que en entrevista con Ferplei le agradeció por todo lo conseguido.

“Si politizar el fútbol es agradecer a las personas que nos ayudaron como la ex Presidenta Bachelet que armó la red de estadios y construyó cuatro tendré que ser el culpable. Yo no iba a dar el ‘pago de Chile’. Si yo hubiera seguido en el poder y Chile clasificaba al Mundial de Brasil 2014 también lo hubiera invitado al Presidente Piñera, más allá que haya terminado su gestión. De hecho ya lo había invitado. Si eso es politizar, soy absolutamente culpable. Porque la política no es enemiga del deporte”.

Lo más reciente en el capítulo de la política y el fútbol son por un lado las elecciones entre Jorge Segovia y Harold Mayne-Nicholls, supuestamente intervenidas por el mandamás Sebastián Piñera, quien además tuvo fuertes encontrones con Marcelo Bielsa en su época.

El periodista Manuel Salazar explicó en entrevista con Ferplei de dónde surge la ligazón de Piñera con el fútbol.

“A Piñera le gusta el fútbol desde chiquitito, y pese a que era muy malo siempre le gustó jugar baby fútbol desde sus tiempos en el colegio. Además, también tiene amigos a los que les gusta mucho el fútbol como Carlos Alberto Délano, el “Choclo”, -accionista de Azul Azul- que es un gran jugador de fútbol. De hecho, él todavía juega en ligas locales y es un gran delantero. Pero además de Délano, Piñera tiene muchos otros amigos a los que les gusta el fútbol”.

Salazar fue más allá y además recalcó que, “Cuando tú revisas lo que ha ocurrido con el fútbol los últimos tres o cuatro años, encuentras que casi todos los nuevos propietarios de los clubes son amigos entre ellos, o socios en otros tipos de negocios e incluso algunos hasta son familiares. Además, fíjate que en casi todos los equipos han operado en la compra y venta de las acciones Celfín Capital y LarraínVial, que son a su vez los mismos bancos de inversión donde cruza sus acciones Piñera, toda su fortuna”.
El épilogo de Basay

El episodio de Ivo Basay con las declaraciones sobre Augusto Pinochet abrió el debate sobre las consecuencias de hablar de política en el fútbol.

Ya el ex presidente albo Gabriel Ruiz-Tagle lo decía en enero de 2010: “Instituciones como Colo Colo deben mantenerse al margen de la política. Nosotros somos un club deportivo que tiene gente con ideas políticas muy diferentes y debemos ser capaces de respetarnos mutuamente y de no traducir nunca a la política nuestra materia deportiva”.

Las palabras para el cierre de toda esta madeja las tiene el ex atacante de Colo Colo, Leonardo Véliz.

“La política es una expresión democrática y uno tiene que tomar posiciones, y en el fútbol son todos temerosos, yo te diría que en un 99,9% no están ni ahí . No me sorprende que nadie diga nada por una demanda social como la educación, todos están más preocupados por su riqueza y las cifras astronómicas que ganan en sus clubes. Ellos no son verdaderos líderes e ídolos”.

Noticias Relacionadas

Comentarios